Los líderes estudiantiles chilenos Giorgio Jackson y Camila Vallejo viajarán hoy a Europa para reunirse con representantes del Parlamento Europeo, de la OCDE y de Naciones Unidas y exponer las causas y demandas de las movilizaciones que mantienen desde hace cinco meses.

Junto al presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc) y a su homóloga de la Universidad de Chile (Fech) viajará también el vicepresidente de esta última casa de estudios, Francisco Figueroa, informó a Efe una portavoz de la Fech.

Su periplo incluye visitas a Francia, Bélgica y Suiza, aunque hasta el momento no se ha entregado información detallada sobre el orden y las fechas en que se realizarán esas reuniones.

Los dirigentes se entrevistarán con miembros del Parlamento Europeo, de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de la que Chile forma parte.

Además, se entrevistarán con Stéphane Hessel, uno de los redactores de la Declaración Universal de Derechos Humanos y autor del libro ¡Indignaos!, que inspiraron el movimiento de los indignados surgido en España hace cinco meses.

Se espera asimismo que participen en una manifestación en La Sorbona, organizada por la Unión Nacional de Estudiantes Franceses.

También sostendrán un encuentro con representantes del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y darán una conferencia en una universidad de Ginebra.

Los estudiantes prevén estar de regreso en Santiago el próximo martes, primer día de la doble jornada de movilización, convocada por los universitarios para el 18 y 19 de octubre, con la que pretenden seguir presionando al Gobierno para obtener sus demandas.

Los jóvenes piden el establecimiento de una educación pública, gratuita y de calidad a través de una reforma al sistema vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que les obliga a asumir grandes deudas para poder costear sus estudios.

El viaje de los estudiantes a Europa, orientado a internacionalizar el movimiento, se produce una semana después de la ruptura del diálogo con el Gobierno de Sebastián Piñera, y sin que por el momento se observe un camino para solucionar el conflicto.

Los estudiantes piden la gratuidad universal en la educación y se niegan a dar marcha atrás en sus demandas, pero el Gobierno, que ha rechazado presentar una nueva propuesta, se opone a la gratuidad total y acepta solo concederla, a través de becas, a los grupos más pobres del país.

Por otra parte, los representantes de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces) se reunieron ayer con el director de la Oficina Regional de la Unesco, con sede en Chile, Jorge Sequeira, según confirmaron hoy a Efe fuentes de ese organismo.

De acuerdo al portavoz de la Aces, Alfredo Vielma, la Unesco se comprometió a informar sobre la situación que viven los estudiantes chilenos y a entregarles herramientas para que puedan incorporar en sus propuestas estadísticas y comparaciones a nivel latinoamericano.