Disturbios y detenidos se registraron el jueves en Santiago luego de que la policía reprimió a estudiantes secundarios que intentaban marchar por el centro capitalino para protestar contra el gobierno.

Centenares de jóvenes se concentraron en la plaza Italia, próxima al centro, para marchar pero gran cantidad de efectivos antimotines apostados en el lugar les impidieron el paso y procedieron a dispersarlos con gases lacrimógenos y carros lanza agua.

Grupos de encapuchados enfrentaron a pedradas a la policía. Los incidentes se repitieron en otros sectores cercanos y en las proximidades de establecimientos universitarios. También se extendieron al centro de la ciudad.

La policía informó que 87 personas fueron detenidas, de las cuales 77 son menores y 10 adultos. También el reporte policial consignó que dos de sus efectivos resultaron con heridas.

Previo al intento de protesta y desde las primeras horas de la mañana encapuchados levantaron barricadas de fuego en algunas calles y en las proximidades de la Universidad de Santiago, que como otros centros universitarios y secundarios se encuentra en paro y que el jueves fue ocupada por sus alumnos.

Universitarios y secundarios mantienen desde hace casi cinco meses un conflicto con el gobierno por sus demandas de cambios en la educación chilena, especialmente por el término del lucro en establecimientos que reciben aportes estatales y educación superior gratuita.

Los secundarios, además, luchan por el término de la dependencia de los colegios de las municipalidades.

Una mesa de diálogo entablada entre el gobierno y los estudiantes y el Colegio de Profesores fracasó apenas se instaló ocho días atrás por la negativa del ministro de Educación, Felipe Bulnes, a acceder a la gratuidad por considerar que es una medida "regresiva" que favorece a los ricos. Pero los estudiantes sostienen que una reforma tributaria que recaudara unos 1.800 millones de dólares anuales financiaría la gratuidad.

El gobierno rechaza por ahora una reforma tributaria, que también apoya la oposición política centroizquierdista.

Los universitarios reanudarán la próxima semana sus movilizaciones y marchas de protesta. Mientras tanto, este jueves tres de sus dirigentes, entre ellos los voceros Camila Vallejo y Giorgio Jackson, viajaron a Europa para exponer ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sus demandas y reunirse con otros sectores para dar cuenta del conflicto.