La presidenta Cristina Fernández mostró el jueves buen semblante y hasta meneó las caderas ante decenas de seguidores al retomar sus actividades de campaña para las elecciones del 23 de octubre luego de guardar dos días de reposo por un cuadro de hipotensión arterial.

La presidenta, de 58 años, participó en la inauguración de una nueva línea de producción en serie de torres y componentes mecánicos en una planta metalúrgica en el suburbio de Florencio Varela. Previamente recibió en la residencia presidencial de Olivos a ejecutivos de la compañía de neumáticos Pirelli y de celulares Blackberry.

Fernández guardó reposo durante dos días a causa de un cuadro de baja presión arterial que sufrió el martes.

En la fábrica, la mandataria destacó la marcha de la economía del país e insistió que ello no hubiera sido posible sin el aporte de su esposo y antecesor Néstor Kirchner, fallecido en octubre de 2010.

Antes de tomar la palabra, Fernández saludó y bailó al ritmo de los bombos y cánticos de decenas de partidarios.

"Todo esto que hemos hecho no lo hizo sólo un gobierno, hemos sido acompañados por un pueblo que finalmente entendió que estábamos en el camino adecuado para crecer", afirmó la gobernante.

Fernández buscará la reelección en las elecciones generales el 23 de este mes. La últimas encuestas la ubican en primer lugar con una intención de voto del 50% y varios puntos de ventaja sobre sus rivales.