El popular monarca del pequeño reino de Bután en el Himalaya se casó con su prometida plebeya el jueves en una ceremonia tradicional budista en el monasterio más sagrado del país.

El rey Jigme Khesar Namgyal Wangchuck descendió de su trono dorado frente a una enorme estatua de Buda para colocar una corona sobre la cabeza de su ahora esposa Jetsun Pema. Regresó a su asiento mientras un grupo de monjes cantaba y ella se sentó a su lado convertida en la nueva reina del país.

La boda comenzó con una procesión de monjes en con ropajes rojos, cantos de bienvenida y el sonido de tambores y trompetas.

El rey de 31 años, llegó a las 8:20 a.m. al monasterio-fortaleza más sagrado de Bután en la vieja capital de Punakha usando el manto amarillo brillante de la realeza. Su novia de 21 años, arribó unos minutos después y cruzó un puente de madera sobre un amplio río azul junto a la fortaleza.

Dentro, la pareja realizó una ceremonia de purificación encabezada por el principal clérigo budista del país antes de acudir a un templo para continuar con la ceremonia.