El Gobierno uruguayo "no emitirá ninguna declaración" sobre los pronunciamientos del expresidente Tabaré Vázquez (2005-2010), quien reveló que analizó la posibilidad de que estallara un conflicto bélico con Argentina por el problema de la papelera Botnia, afirmó hoy el canciller Luis Almagro.

"Nosotros hemos apostados al diálogo, creemos en el diálogo para todos los temas de la agenda con Argentina y no hemos manejado ninguna hipótesis de conflicto desde que asumimos", dijo Almagro desde Suecia, donde acompaña al presidente José Mujica en una gira oficial, en declaraciones a la radio El Espectador de Montevideo.

Consultado sobre la posibilidad de que las declaraciones del exmandatario entorpezcan las actuales relaciones entre ambos países, Almagro afirmó que para el Gobierno uruguayo "las instancias que hemos tenido y las que tenemos por delante con Argentina son siempre en temas muy importantes para los intereses del país".

"El diálogo es la manera en que hemos ido resolviendo gran parte de la agenda bilateral. Ese es el camino", afirmó el canciller uruguayo.

Almagro dijo que no dialogó con su homólogo argentino, Héctor Timerman, tras las declaraciones de Vázquez, pero adelantó que seguramente lo hará en esta jornada para "congratularse" por la aprobación del pliego de la licitación para el dragado del canal Martín García en el Río de la Plata.

Representantes de ambos Gobiernos acordaron el miércoles las condiciones para el llamado a licitación internacional del dragado superando diferencias que se arrastraron por varios años.

Durante una conferencia brindada este martes a alumnos del Colegio Monte VI, Vázquez dijo que "teníamos un conflicto muy serio con Argentina y un presidente tiene la obligación de plantearse todos los escenarios posibles".

Por ello, agregó que llegó a analizar "hasta que hubiera con conflicto bélico", hipótesis que nunca trascendió hasta ahora, motivado por la instalación de la planta de celulosa, que pertenecía originalmente a la finlandesa Botnia y hoy es de UPM.

Vázquez recordó que en el año 2007, en medio del peor enfrentamiento en décadas entre Uruguay y Argentina, por entonces gobernada por Néstor Kirchner (2003-2007), visitó Estados Unidos y se entrevistó con el presidente George W.Bush.

El exmandatario uruguayo afirmó que durante su visita a Washington le solicitó apoyo a la entonces secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, y a Bush frente a la posibilidad de un conflicto bélico con Argentina.

Vázquez destacó que tanto Bush como Rice declararon que Uruguay "era un país amigo y socio de Estados Unidos" y con ello "se aplacaron todos los ánimos" en Argentina.

Las declaraciones del expresidente fueron rechazadas por la oposición uruguaya y criticadas incluso desde la interna de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio.

Las relaciones entre los Gobiernos de Uruguay y Argentina, que fueron tirantes durante la mayor parte de las gestiones de Vázquez y Kirchner, comenzaron a mejorar en 2007 con la llegada al Gobierno del Cristina Fernández de Kirchner y pasaron a ser cordiales tras la asunción de Mujica como presidente uruguayo el 1 de marzo de 2010.