Veinticinco personas murieron y decenas resultaron heridas el miércoles en una serie de ataques, entre esas dos atacantes suicidas trataron de embestir sus vehículos cargados de explosivox contra estaciones policiales en Bagdad, dijeron funcionarios iraquíes.

Dos funcionarios policiales dijeron que 13 personas murieron y 25 resultaron heridos cuando un atacante suicida embistió un vehículo cargado de explosivos contra una estación policial de Karrada en el sector oeste de Bagdad.

Otro suicida detonó sus explosivos en una estación policial en un vecindario chiíta de Hurriya en el norte capitalino. Nueve personas murieron y 27 resultaron heridas en la explosión.

En el oeste de Bagdad, un coche bomba estacionado hizo explosión junto a un patrullero policial y mató a un civil. Otra bomba colocada en un camino estalló al paso del vehículo de una patrulla policial en el oeste capitalino e hirió a tres agentes.

Un funcionario de un hospital confirmó el número de muertos y heridos.

Todos los funcionarios hablaron a condición de mantenerse anónimos por carecer de autorización para informar a los medios.

En el vecindario de Karrada al sur de Bagdad, tres personas murieron y seis quedaron heridas en otro ataque de un suicida en un automóvil junto a una estación policial, dijeron las autoridades. Se podía ver humo que ascendía del lugar de la explosión mientras las ambulancias se apresuraban al lugar, mientras sus sirenas ululaban. Helicópteros del ejército sobrevolaban el lugar.

Ningún grupo se atribuyó de inmediato la responsabilidad de los ataques que por lo general son perpetrados por grupos de milicianos sunitas tales como al-Qaida en Irak.

Los ataques estuvieron dirigidos a la policía, que por lo general se le considera el segmento más débil de las fuerzas de seguridad del país, y pone de manifiesto que pese a los logros obtenidos en la seguridad de Irak, aún la estabilidad a largo plazo en el país sigue siendo escurridiza.

Las fuerzas estadounidenses tienen previsto abandonar Irak a fines de este año y los ataques del miércoles es probable que se añadan a las preocupaciones de que si las fuerzas de seguridad iraquíes podrán asegurar la ciudad con efectividad.