El defensor y capitán paraguayo Paulo Da Silva salió el miércoles en respaldo del nuevo entrenador Francisco Arce, luego que la selección arrancó las eliminatorias mundialistas con apenas un punto en sus dos primeros partidos.

"Estamos en los comienzos de las eliminatorias y creemos, en el plantel, que conseguiremos la clasificación porque estamos en buenas manos", dijo Da Silva antes de viajar a España para reintegrarse al Zaragoza.

Paraguay cayó el viernes 2-0 ante Perú en Lima y el martes empató como local 1-1 con Uruguay gracias a un gol en el último minuto de juego.

Se trata de un comienzo nada favorable para una selección que ha logrado clasificarse sin faltas a todos los mundiales desde Francia 1998 y que viene de salir subcampeona en la Copa América que se disputó en julio.

Arce, quien reemplaza al argentino Gerardo Martino en el cargo, anticipó que se tomará un par de días para descansar y enseguida empezar la preparación con miras a los siguientes dos partidos de las eliminatorias

Paraguay recibirá el 11 de noviembre a Ecuador y cuatro días visitará a Chile.