Miles de brasileños, muchos ondeando banderas, carteles y escobas, marcharon el miércoles en numerosas ciudades del país en una nueva protesta contra la corrupción.

La marcha fue convocada por el Movimiento Brasil Contra la Corrupción, organizado a través de las redes sociales tras varios sonados casos de políticos implicados en manejos irregulares de influencias o fondos públicos.

En Brasilia, los manifestantes marcharon por la Explanada de los Ministerios y culminaron su protesta ante el Congreso, donde barrieron un sector de la calzada con escobas que habían colocado como símbolo de la lucha contra la corrupción, según imágenes difundidas por TV Globo.

El simbolismo es que le piden a los legisladores que "barran" la corrupción imperante en el país.

Las marchas fueron en general pacíficas, pero en Sao Paulo un pequeño grupo de encapuchados provocó algunos desórdenes, agrediendo a otros manifestantes y a la prensa.

La Comisaría 70 de la policía informó que detuvo a un sospechoso de haber quebrado las puertas de un restaurante y de un banco.

En Río de Janeiro, también según la transmisión de la televisora, los manifestantes se congregaron en la Avenida Atlántica, frente a la playa de Copacabana y pidieron a los moradores de los edificios del sector exhibir escobas en sus ventanas.

Algunos manifestantes exhibían carteles contra políticos vinculados en supuestos actos recientes de corrupción.

Organizadores dijeron que hubo manifestaciones en al menos 18 ciudades y que planean futuras nuevas protestas similares.