Miles de personas comenzaron hoy una jornada de movilizaciones para respaldar al presidente Evo Morales, frente a la marcha de los indígenas de la Amazonía que rechazan la construcción de una carretera que partirá en dos un parque natural.

Campesinos, indígenas aimaras, mineros y empleados de entidades del Estado realizan una caminata entre las ciudades de El Alto y La Paz, donde en las próximas horas el mandatario tiene previsto dirigirse a una concentración en defensa del Gobierno y del "proceso de cambio" que lidera en Bolivia.

Una de las dirigentes de los productores de coca, Leonilda Zurita, dijo hoy a los medios que la movilización es para defender a Morales, la construcción de la carretera cuestionada y la celebración el domingo de la elección por voto popular de altos magistrados del Órgano Judicial.

Los manifestantes llegaron a La Paz en gran parte desde el altiplano en una caminata de seis días para apoyar al mandatario asediado por el conflicto de los indígenas de la Amazonía, que están cerca de esta ciudad, aunque decidieron retrasar su llegada hasta la próxima semana para no perjudicar la votación del fin de semana.

La prensa denuncia hoy que los funcionarios del algunas entidades del Gobierno han sido obligados bajo amenaza de sanciones a asistir a la movilización a favor de Morales, incluso llevando a terceros.

El Presidente, que se encuentra en Palacio de Gobierno reunido con sus ministros, pero más tarde participará en los actos, anticipó en la víspera que hoy será también una jornada de reflexión para "decir la verdad" sobre el significado del 12 de octubre.

El mandatario ha condenado en otras ocasiones lo que considera la invasión europea de 1492, en alusión a la llegada de Cristóbal Colón a América el 12 de octubre de ese año.

Además, según parlamentarios oficialistas, esta día es también un "cierre de campaña" para la celebración de la elección judicial, aunque ese tipo de actos estuvo prohibido legalmente por las autoridades del Órgano Electoral, de mayoría oficialista.

El presidente Morales también ha promovido la votación del domingo para contrarrestar la campaña de la oposición que impulsa el voto nulo con el argumento de que los órganos judiciales serán tomados por candidatos afines al Gobierno.