Aviones de la Fuerza Aérea de España hicieron rugir sus turbinas sobre el centro de Madrid, trazando líneas en el cielo con los colores de la bandera, mientras miles de personas abarrotaron las aceras para ver el desfile anual de las fuerzas armadas.

El desfile se celebró en el marco del llamado Día de la Hispanidad, que conmemora la llegada a América el 12 de octubre 1492 de un grupo expedicionario español comandado por Cristóbal Colón. En la mayoría de los países hispanoamericanos se conoce la fecha como el Día de la Raza.

La crisis económica de España hizo que el desfile tuviese un tamaño reducido en comparación con otros años. El rey Juan Carlos encabezó el desfile del miércoles en el que participaron 3.000 soldados.

Los museos y palacios en Madrid mantuvieron sus puertas abiertas durante las vacaciones de este año como parte de un esfuerzo para hacer más festiva la celebración.

Por cuarto año consecutivo, el primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero fue recibido con abucheos y gritos de "fuera, fuera" por algunos manifestantes al inicio del desfile.