Las fuertes lluvias que afectan a Costa Rica desde el pasado fin de semana han obligado a 138 personas a refugiarse en albergues y a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) a elevar el nivel de alerta de verde (preventiva) a amarilla (media), informó hoy la institución.

La crecida de diversos ríos, especialmente en la costa del Pacífico, ha causado además deslizamientos y daños parciales en al menos 11 carreteras, de acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

Hasta el momento no se han reportado muertos ni heridos, aunque sí más de 200 casas anegadas por el agua, especialmente en la costera provincia de Guanacaste (Pacífico norte) y en la comunidad de Parrita (Pacífico central).

El temporal que afecta a Costa Rica se debe a un sistema de baja presión que, según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN), podría moverse hoy lentamente hacia la zona norte del país y permitir el retorno de las condiciones normales de la temporada lluviosa en esta nación centroamericana.

La CNE mantendrá alertas sus comités locales de emergencia y ha pedido a las personas mantener una vigilancia activa sobre ríos y montañas, con el fin de evitar pérdidas humanas si los aguaceros continúan hoy.