La cartera de crédito para microfinanzas en Latinoamérica y el Caribe creció un 23 por ciento en 2010 y llegó a 15.200 millones de dólares, su mejor desempeño en cuatro años, según un estudio del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), presentado hoy en Costa Rica.

Los microcréditos tuvieron el año pasado el mayor crecimiento desde 2006 impulsados por el dinamismo económico en la región, lo que aupó "un aumento en la demanda" de financiación por parte "de familias y microempresarios de bajos recursos", indicó el informe.

"Si bien observamos disparidades entre países, la industria microfinanciera en la región sigue creciendo y parece que regresará a niveles de crecimiento previos a la crisis financiera global", explicó la responsable del estudio, Paola Pedroza.

Pedroza ofreció esas declaraciones en el marco del Foro Interamericano de la Microempresa (Foromic 2011), que concluye este miércoles en San José.

El informe de Fomin detalló que actualmente unas 700 instituciones microfinancieras con datos disponibles operan en América Latina y el Caribe.

"Durante 2010, estas instituciones agregaron dos millones de nuevos clientes, sirviendo a un total de 12,5 millones de clientes", según el documento.

El país con el mayor mercado de microfinanzas es México, con 3,1 millones de clientes, seguido de Perú con 2,2 millones y Brasil con 1,9 millones.

No obstante, el país con la más grande cartera de microcréditos es Perú, que tiene 4.900 millones de dólares invertidos en microempresas.

Le sigue Colombia con 1.800 millones de dólares, y Brasil con un total de 1.600 millones de microcréditos.

El Fomin advirtió que a pesar de los buenos resultados globales y el crecimiento económico regional, "la penetración de la industria microfinanciera en América Latina y el Caribe es desigual".

Señaló que la penetración de este tipo de crédito en países como Bolivia, Nicaragua, Perú y México supera el 30 por ciento de la cartera financiera, mientras que en Paraguay, Argentina, Panamá y Brasil representan menos de 10 por ciento.

El promedio de un micropréstamo en la región en el 2010 fue de 1.216 dólares con una tasa de interés de 30,7 por ciento.

Latinoamérica es además la región del mundo con un mejor clima de negocios para las microfinanzas, de acuerdo con el índice global "Microscopio 2011".

Perú y Bolivia son los países con las condiciones más favorables para las microfinanzas en el ránking mundial, en el que destacan también Pakistán, Kenia, El Salvador, Colombia, Ecuador, México, Panamá y Paraguay.

En Latinoamérica, las micro y pequeñas empresas proveen entre el 50 y 70 por ciento del empleo formal, según datos del Fomin.