Las autoridades aseguraron el miércoles que las mujeres de un municipio colombiano levantaron después de casi cuatro meses su original protesta: negar tener sexo con sus parejas.

La protesta, llamada "piernas cruzadas", para reclamar por la pavimentación de una carretera comenzó el 22 de junio por parte de mujeres del municipio de Barbacoas, en el departamento de Nariño, a unos 560 kilómetros al suroeste de Bogotá, y culminó la víspera.

"Sí, ya levantaron la huelga, de la que fui la primera víctima", dijo el miércoles en diálogo telefónico el alcalde Barbacoas, José Anulfo Preciado, casado desde hace 19 años y cuya esposa era parte de la protesta. Contó que durante la huelga, su mujer se mudó a otro cuarto de la casa.

"Si quieren, que nos hagan polígrafo" para probar que la protesta se cumplió, dijo el alcalde entre risas, pero para agregar de inmediato muy serio que sino hubiera sido porque la manifestación llamó la atención nacional no se hubiera cumplido la demanda de las mujeres con el apoyo de algunos de sus propios maridos y autoridades locales: pavimentar una vía clave para la salida de personas y mercancías de Barbacoas.

El reclamo de la construcción del tramo de los 57 kilómetros desde la localidad de Junín hasta Barbacoas databa desde casi dos décadas y finalmente la víspera las autoridades fueron a la localidad y comenzaron los trabajos calculados en unos 40.000 millones de pesos (unos 21 millones de dólares) y será realizada por un batallón de ingenieros del Ejército, indicó el Ministerio del Transporte en un comunicado.

No se había hecho antes por desidia o falta de recursos, añadió el alcalde de Barbacoas, una localidad agrícola de unos 35.000 habitantes, 60% de ellas mujeres, dijo.

El no gubernamental Instituto de Investigación del Comportamiento Humano (ONG) ha dicho que constatar el cumplimiento de la protesta es difícil debido a que la vida sexual de cada persona no sólo es del ámbito privado, sino lleno de detalles, complicidades, entre otros.

Sin la pavimentación, el recorrido podía demorar unas siete horas o más debido a que la vía sin asfalto tenía muchos huecos y se empantanaba en tiempo de lluvias.

Con la mejora se tardaría unos 45 minutos a una hora, agregó el burgomaestre.

El alcalde, sin embargo, dijo que por ahora solo hay 20.000 millones de pesos (unos 10,5 millones de dólares) disponibles para los trabajos y tardaría hasta 2013 culminarla por lo cual si no se completaba podría haber otra huelga. "Es un riesgo" otra huelga, dijo Preciado.