Los bancos de Europa deberían elevar temporalmente sus reservas de capital para capear los efectos de la crisis de a deuda soberana, dijo el miércoles el presidente de la Comisión Europea al presentar un amplio plan que sin embargo estuvo escaso de detalles.

José Manuel Barroso dijo que hasta que los bancos importantes incrementen sus reservas de capital conforme a las nuevas normas, no deberían pagar dividendos a sus accionistas ni bonificaciones a sus empleados.

El sector financiero teme ahora que los bancos podrían sufrir cuantiosas pérdidas en los bonos adquiridos a los gobiernos en apuros financieros, como Grecia. Esa incertidumbre ha congelado los préstamos — entre los bancos y la economía en general — lo que amenaza con sumir a la eurozona en otra recesión.

Para valorar las necesidades de capital de los bancos, debería tenerse en cuenta su cartera de deuda soberana "de forma transparente", dijo Barroso.

Indicó que si los bancos no pueden recaudar capital en el mercado, deberían ser auxiliados por los gobiernos, quienes a su vez pueden solicitar dinero al fondo de rescate de la eurozona.

Barroso pidió además la creación de un fondo permanente de rescate, el Mecanismo Europeo de Estabilización, que entraría en vigencia a mediados del 2012, un año antes de lo previsto.

El MEE, en contraste con el presente fondo de rescate, requiere que los inversionistas privados sufran pérdidas en los bonos gubernamentales adquiridos si un estado necesita reducir el monto total de su deuda.

En su propuesta, Barroso quiso encarar todos los frentes en la crisis de la deuda soberana europea, pero aportando muy pocos detalles.

Sobre Grecia, indicó que el próximo tramo del plan de rescate debería ser abonado y el país debería recibir otro crédito de contingencia "basado en la adecuada financiación del sector público y con la participación del sector privado".

Pidió además mayores poderes para el comisionado de Asuntos Monetarios de la UR, lo que podría darle más influencia sobre los presupuestos nacionales.

Por otra parte, el principal dirigente opositor eslovaco anunció un acuerdo con el gobierno saliente para aprobar modificaciones al fondo de rescate en los próximos días.

Robert Fico, titular de Smer-Socialdemocracia, dijo que "Eslovaquia ratificará el fondo de rescate de la UE sin inconvenientes. Creo que lo hará el viernes de esta semana a más tardar".

El parlamento eslovaco votó contra la expansión del fondo de rescate y sus poderes el martes.

Fico dijo que a cambio del apoyo de su partido, tres dirigentes del gobierno de coalición saliente aceptaron adelantar las elecciones generales para el 10 de marzo.