La producción industrial aumentó en agosto en los países del euro un 1,2 % y un 0,9 % en el conjunto de los Veintisiete en comparación con el mes anterior, según los datos difundidos hoy por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

Estos aumentos son casi idénticos a los de julio, cuando la producción industrial aumentó un 1,1 % y un 0,9 %, respectivamente.

En España, el índice registró un aumento del 1,3 % en agosto, tras la bajada del 0,4 % del mes precedente.

En términos interanuales, la producción industrial creció en agosto un 5,3 % en la zona del euro, un 4,3 % en toda la UE y un 0,3 % en España.

En julio, este indicador registró un aumento interanual del 4,4 % en los socios del euro y del 3,8 % en los Veintisiete, frente a la caída del 2,3 % en España.

De entre los estados miembros con datos disponibles, doce registraron aumentos mensuales del indicador, mientras que en diez hubo descensos.

Las subidas más importantes se observaron en Portugal (8,2 %), Irlanda (4,4 %) e Italia (4,3 %), y las bajadas más acusadas, en Dinamarca (3,0 %), Suecia (2,7 %) y Bulgaria (2,1 %).

Por tipos de bienes y en términos mensuales, la producción de productos de consumo de duración intermedia creció un 1,7 % en la zona del euro y un 1,4 % en la UE, mientras que los bienes no duraderos aumentaron un 1,1 % y un 0,7 %, respectivamente.

Los bienes de inversión registraron respectivos aumentos del 2,1 % y del 1,6 %.

La producción de energía permaneció estable en los socios del euro y aumentó un 0,3 % en la UE, y los bienes duraderos siguieron sin cambios en ambas zonas.

En comparación con agosto de 2010, diecisiete estados miembros registraron aumentos de la producción industrial y otros cinco tuvieron descensos.

Los aumentos más significativos se observaron en Estonia (22,7 %), Irlanda (10,1 %) y Alemania (7,8 %), frente a las caídas más marcadas de Grecia (12,3 %) y Malta (2,2 %).

Por tipos de bienes, los de inversión aumentaron un 12,2 % interanual en la zona del euro y un 10,6 % en toda la UE

Los bienes intermedios crecieron un 5,3 % y un 4,7 %, respectivamente, mientras que los duraderos subieron un 2,8 % y un 1,1 %.

Los bienes no duraderos aumentaron un 1,9 % y un 1,8 %, mientras que los bienes energéticos cayeron un 3,5 % y un 3,6 %.