NUEVA YORK - Joe Girardi llegó al salón de entrevistas con una camisa formal de rayas. El atuendo adecuado, ya que despues todo no había partido el martes en el Yankee Stadium.

Cinco días despues de que la temporada terminó muy pronto para una organización determinada a ganar la Serie Mundial cada año, el piloto de los Yanquis mencionó 10 veces la palabra "suerte" como uno de los motivos por lo que la ofensiva fue incapaz una y otra vez de conectar batazos.

Los toleteros Alex Rodríguez, Mark Teixeira y Nick Swisher no dejaron huella en los cinco partidos de la primera ronda de los playoffs contra los Tigres de Detroit.

"No se equivoquen. Lo Detroit no fue suerte. Detroit nos ganó. Pero algunos de tus turnos al bate pueden ser producto de solamente buena fortuna", dijo Girardi. "Puedes meterte en apuros y puede conseguir un imparable o puedes batear un tablazo y ser atrapado. La conclusión es que debes tener buenos turnos al bate ... Simplemente no tuvimos ese batazo cuando más lo necesitábamos".

Aunque A-Rod bateó de .111 (18-2) y Teixeira estuvo un poco mejor con .167 contra Detroit, el único pelotero que tendría que preocuparse por su futuro sería Swisher, con promedio de .169 de por vida en playoffs. El flojo desempeño del extrovertido jardinero derecho -- cuatro hits en 19 turnos (.211) con un jonrón y una remolcada contra Detroit-- se da en un momento inoportuno. Nueva York tiene en su contrato una opción de 10,25 millones de dólares con una rescisión de un millón.

Ante un mercado flojo de agentes libres para los jardineros, los Yanquis examinarán todo el historial de Swisher cuando decidan si le retienen.

El único jugador que no querrán dejar ir es CC Sabathia, quien acumuló 19 victorias. As de una rotación que no deja de provocar dudas, el zurdo tiene la opción de renunciar a su actual contrato de siete años y 161 millones de dólares para buscar un nuevo acuerdo.

"No puedo imaginarme lo que sería sin el", dijo Girardi. "No quiero imaginarme lo que sería sin el".

Los Yanquis podrían intentar un canje para un abridor de primera línea, y su mejor carnada, el venezolano Jesús Montero, mostró que es el bate capaz que todo mundo había anticipado para el prospecto de receptor, de 21 años. Montero bateó de .328 tras debutar en septiembre y podría ser prescindible en un equipo que cuenta con varios buenos receptores.