La agencia de medición de riesgos Fitch anunció hoy su decisión de rebajar la calificación de los bancos italianos Intesa Sanpaolo y Banca Imi, como consecuencia directa de la reciente rebaja en la nota de la deuda soberana de Italia, anunciada por la compañía el pasado 7 de octubre.

En un comunicado publicado hoy en su página web, Fitch también explicó que los bancos Unicredit y Posta Italiana se encuentran bajo su vigilancia, ya que considera que la bajada en un escalón de la calificación de la deuda de Italia, que pasó del sobresaliente bajo (AA-) al notable alto (A+), puede repercutir negativamente en este sector.

De hecho, la perspectiva sobre otras entidades del sector bancario, como el Banco Popolare, ha pasado hoy de ser estable a negativa.

En cuanto al descenso de dos escalones en la nota del segundo banco de Italia, Intesa Sanpaolo, Fitch precisó que ha pasado del sobresaliente bajo (AA-) al notable (A) en los préstamos a largo plazo, y del F1+ al F1 en los préstamos a corto plazo.

Por su parte, la Banca Imi también ha visto rebajada en dos grados la nota de sus préstamos a largo plazo, que ha bajado del sobresaliente bajo (AA-) al notable (A).

En cuanto a sus préstamos a corto plazo, Fitch ha rebajado su calificación de F1+ a F1.

Aparte del sector bancario, Fitch anunció hoy su intención de revisar la perspectiva, que pasaría de estable a negativa, de las empresas italianas pertenecientes al sector de los seguros.

La bajada de la nota de importantes empresas italianas viene marcada por la rebaja de la calificación de la deuda soberana de Italia, que fue anunciada por Fitch la semana pasada, después de que el resto de las principales agencias de medición de riesgos, Standard & Poor's y Moody's, hicieran lo mismo en septiembre y principios de octubre.

Fitch argumentó su decisión asegurando que la rebaja reflejaba la intensificación de la crisis en la zona euro, que constituía un impacto negativo significativo a nivel financiero y económico y que "había debilitado el perfil de riesgo de la deuda soberana de Italia".

La agencia de "rating" agregó que la crisis ha impactado negativamente en las perspectivas de estabilidad financiera y crecimiento del país y subrayó, además, que el alto nivel de deuda pública y la necesidad de financiación, junto con el bajo potencial de crecimiento, pone a Italia en una situación de "especial vulnerabilidad frente a los impactos externos".

La deuda pública italiana se sitúa en torno al 120 % del Producto Interior Bruto (PIB), es decir, más de 1,9 billones de euros.