La Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) opinó hoy que la posible salida de su país de la Comunidad Andina (CAN) sería "totalmente fatal" y respondería a una decisión política de aislamiento comercial.

"Estamos muy, pero que muy, muy preocupados, es más yo creo que exigimos en este instante un pronunciamiento del presidente de la República (Rafael Correa)", dijo a Efe Felipe Ribadeneira, presidente ejecutivo de la federación.

El directivo alertó de que los otros miembros de la CAN (Perú, Colombia y Bolivia) son los mercados "naturales" de Ecuador y a los que más exportan las pequeñas y medianas empresas del país.

El ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores en funciones, Kintto Lucas, anunció hoy que su Gobierno analiza la posibilidad de salir de la CAN antes de fin de año por problemas comerciales y por el bloqueo por parte de transportistas colombianos a los camiones de su país.

Lucas señaló que su país ha pedido una reunión extraordinaria de mandatarios del grupo a Colombia, que ahora ostenta la presidencia temporal, y si en ella no se encuentran soluciones "nos obliga a tener que salir de la CAN".

Si Ecuador al final abandona la entidad, las normas comerciales actuales seguirán vigentes por cinco años, y para sustituirlas Quito tendría que negociar acuerdos comerciales bilaterales, como hace actualmente Venezuela, que abandonó el grupo en 2006.

Ribadeneira apuntó en este sentido que los términos del acuerdo comercial que su país analiza con Venezuela son "perjudiciales" y peores que lo que se recogía en el seno de la CAN.

El dirigente exportador opinó que la salida de Ecuador del grupo supondría "un retroceso absoluto", así como una forma de aislarse y de seguir los pasos de Venezuela.

En su rueda de prensa, Kintto se quejó de que algunos países de la CAN mantienen medidas fitosanitarias que dificultan el ingreso de sus productos.

Aparte de estos problemas "estructurales", existe el conflicto coyuntural del bloqueo por parte de transportistas colombianos a los camioneros ecuatorianos, a los que acusan de competencia desleal, pues disponen de combustible más barato al estar subsidiado por el Gobierno.

Por su parte, Ribadeneira manifestó que "hay mecanismos dentro de la misma CAN para solucionar estos problemas (...) pero la solución no es salirse, salirse no nos sirve absolutamente de nada".

Añadió que, por ejemplo, las barreras para-arancelarias impuestas por Venezuela a Ecuador "son enormes", pese a la afinidad política entre ambos Gobiernos.

El presidente ejecutivo de Fedexpor dijo que el anuncio de hoy de la cancillería es una muestra del conflicto en el seno del Gobierno de Ecuador con respecto a la política comercial.

A su juicio, existe una tendencia en contra de acuerdos comerciales defendida por la Cancillería, el Ministerio Coordinador de la Política Económica y la Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades).

A favor de la apertura están, según Ribadeneira, los ministerios de Agricultura, de Industrias y Competitividad, y Coordinador de Producción, Empleo y Productividad.