La ministra española de Defensa, Carme Chacón, ha anunciado hoy que España va a retirar los cuatro F-18 que están desplegados actualmente en la misión internacional en Libia, después de que el Consejo Nacional de Transición en ese país tenga ya el control de la mayor parte de su territorio.

Chacón ha hecho este anuncio en la videoconferencia que ha mantenido con las tropas españoles en el exterior, con motivo de la celebración de Día de la Fiesta Nacional y en la que ha destacado el hecho de que las Fuerzas Armadas se han convertido en la institución más valorada por los españoles.

Los aviones F-18 volverán a España el próximo sábado, pero permanecerán preparados ante cualquier eventualidad que pueda haber en territorio libio y que hiciera aconsejable que regresaran a la misión, en la que permanecerá el resto de unidades desplegadas por España.

En la conversación que ha tenido con los mandos en la misión en Libia, Chacón ha recalcado que, gracias a su trabajo, el Consejo Nacional de Transición en ese país controla ya la mayor parte de su territorio y eso ha permitido abrir aeropuertos que estaban cerrados y que se aumente el número de vuelos civiles.

Eso es lo que ha explicado que ha llevado a España, al igual que van a hacer otros países aliados y siempre de acuerdo con el mando de esta misión, a retirar los cazas F-18 que actualmente hay en la operación.

Chacón ha añadido que España va a mantener otras unidades que participan en la operación, como los dos aviones de reabastecimiento en vuelo, una fragata y un avión de patrulla marítima.

No obstante, ha precisado que el submarino español que participa en esta operación internacional va a dejar de patrullar.

La ministra ha hecho hincapié en el agradecimiento a los miembros de la misión por el hecho de que su labor esté permitiendo que se conviertan en realidad los deseos de libertad del pueblo libio.

Las unidades españolas para la misión en Libia, formada para dar cumplimiento a la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, fueron desplegadas el pasado mes de marzo e implicaron el envío de unos quinientos militares españoles.