Al menos 36 personas han muerto, la mayoría niños, a causa de las inundaciones registradas en las últimas tres semanas en Vietnam, informaron hoy fuentes oficiales.

En el Delta del Mekong 34 personas perdieron la vida, de las que al menos 21 son menores, mientras los otros dos fallecidos provienen de la región central montañosa del país asiático.

Las víctimas murieron, en su mayoría, ahogadas en las riadas, que han inundado 60.000 hogares y destruido 24.000 hectáreas de campos de arroz, según el Centro Nacional de Prevención de Desastres.

Las pérdidas ascienden a un total de 46 millones de dólares (unos 33 millones de euros).

El jefe del Departamento de Desarrollo Rural, Nguyen Tri Ngoc, dijo el pasado lunes que la mayor parte de las 611.000 hectáreas de arroz cultivadas este año se han librado de las inundaciones y que se espera una producción de 42 millones de toneladas.

Vietnam, el segundo exportador de arroz tras Tailandia, espera vender este año unos 7 millones de toneladas de grano al exterior.

Los tifones y el temporal han causado estragos en otros países del Sudeste Asiático, con 269 muertos en Tailandia y unos 170 en Camboya a causa de las riadas y los corrimientos de tierra.