El papa Benedicto XVI denunció hoy los intentos de minar la coexistencia pacífica entre las comunidades religiosas en Egipto y destacó los esfuerzos de la autoridades en favor de los derechos humanos y de las minorías.

Ante varias decenas de miles de personas que asistieron en la plaza de San Pedro del Vaticano a la audiencia pública de los miércoles, el papa afirmó que la coexistencia pacífica entre las comunidades egipcias es "esencial para salvaguardar, en estos momentos, la transición".

"Me siento profundamente entristecido por los episodios de violencia ocurridos el pasado domingo en El Cairo. Me uno al dolor de las familias de las víctimas y de todo el pueblo egipcio desgarrado por los intentos de minar la coexistencia pacífica entre sus comunidades, que sin embargo es esencial para salvaguardar en estos momentos la transición", afirmó el papa.