La Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles de Estados Unidos (ACLU por sus iniciales en inglés) y otros grupos de derechos civiles presentaron una demanda para bloquear una ley de Carolina del Sur contra la inmigración ilegal.

La demanda colectiva fue entablada el miércoles en Charleston y sostiene que la nueva ley es inconstitucional y que podría hacer que las autoridades estatales incurran en prácticas inapropiadas, como encasillamiento racial.

La ley de Carolina del Sur, que entra en vigencia en enero, es similar a otras que están siendo impugnadas en Alabama y Arizona.

El proyecto de legislación estatal busca obligar a la Policía de Carolina del Sur a que verifique el estatus de residencia de sospechosos y exigir a todas las empresas que revisen sus contrataciones mediante un sistema federal en línea.

El abogado de la ACLU Andre Segura dijo que la ley de Carolina del Sur debe detenerse, pues su grupo considera que pisotea los valores estadounidenses, interfiere con las leyes federales y amenaza con volver a Carolina del Sur un estado autoritario.