Un 26,3% de los trabajadores del sector privado de Costa Rica ganan menos de lo establecido en la ley, lo cual provocó el miércoles una reacción de repudio de la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Sandra Piszk.

El informe, presentado el martes en la tarde, establece que de 1,1 millones de trabajadores del sector privado alrededor de 300.000 ganan menos de un dólar con 72 centavos por hora en las labores no calificadas de la agricultura o menos de un dólar en el caso de las empleadas domésticas.

La ministra se manifestó preocupada por la situación, porque "no debe olvidarse que el salario mínimum minimorum es el que reciben los trabajadores más humildes".

"Si, además de eso, no se paga en el monto que dicta la ley, el resultado es una gran dificultad para acceder a la canasta básica alimentaria y otros bienes y servicios primordiales, tales como la educación", señaló el miércoles Piszk durante una rueda de prensa.

El secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP), Albino Vargas, dijo a AP que "la situación es muy grave, porque la evasión del pago del salario mínimo lanza a la pobreza a miles de trabajadores".

Vargas lamentó que "en un país que se dice modelo democrático y respetuoso de los derechos humanos se den estas cosas".

Dijo que el problema es alimentado por la falta de controles del ministerio de Trabajo.

El estudio señaló que el incumplimiento de los salarios aumenta a un 32,5%, cuando se toman en cuenta los salarios mínimos para cada ocupación.

Los sectores más afectados por el incumplimiento de pagar el sueldo mínimo son los adolescentes, los adultos mayores y los que menos educación tienen, precisó el informe.

La directora ejecutiva de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), Shirley Saborío, consideró que faltan esfuerzos para promover la formalización de comercios.

"El Estado debe impulsar políticas públicas para la formalización de las empresas y, en la medida que se ajuste a estos criterios, nos aseguraremos que el pago del salario mínimo se cumpla en mayor medida", dijo Saborío.

El gobierno de Laura Chinchilla lanzó hace un año la campaña nacional para el cumplimiento del pago del salario mínimo y sus supervisores visitaron más de 17.000 negocios, en su mayoría microempresas, que son las que presentan un mayor incumplimiento de la normativa.