El presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi. EFE/Archivo