Doce personas fueron acusadas de mantener una gran operación de fraude inmigratorio a través de una firma de abogados de la ciudad de Nueva York, informaron las autoridades el miércoles.

Los fiscales dijeron que los acusados y sus cómplices solicitaron el estatus legal para miles de inmigrantes ílegales sobre la base falaz de que los auspiciaban empleadores estadounidenses. La operación recaudó millones de dólares.

En el curso de la investigación, que aún no ha concluido, se arrestó a 27 personas.

El presunto cabecilla, Earl Seth David, fue apresado en Canadá. Estaba suspendido del ejercicio de la abogacía desde 2004 y huyó a Canadá en 2006 al enterarse de que su firma era investifada. Según las autoridades, en Canadá siguió recibiendo recaudados ilícitamente.

Los fiscales dijeron que la firma estaba radicada en Manhattan y operaba varias empresas ficticias.