Wall Street podría perder otros 10.000 empleos en 2012 por la crisis de deuda en la zona euro, el lento crecimiento económico de EE.UU., la volatilidad de las bolsas y los cambios en la regulación de las actividades bursátiles, según un estudio divulgado hoy por el fiscal de cuentas de Nueva York.

Aunque el sector financiero logró crear 9.900 empleos entre enero de 2010 y abril de 2011 en Wall Street, en agosto pasado se perdieron 4.100 puestos de trabajo y la tendencia continuará siendo negativa por la pérdida de rentabilidad de la industria bursátil, asegura el informe del fiscal de cuentas, Thomas DiNapoli.

De confirmarse los pronósticos, los despidos en Wall Street desde que se desató la crisis en 2008 ascenderían a 32.000, según el informe, que estima también que las bonificaciones que reciben los ejecutivos serán menores que el año pasado.

"El sector tuvo un buen comienzo en 2011 pero sus perspectivas se enfriaron considerablemente para la segunda mitad del año", indicó el fiscal, quien añadió que ahora parece que "los beneficios se reducirán notablemente, los despidos continuarán y las bonificaciones serán menores que el año pasado".

El fiscal de cuentas neoyorquino explicó que "asumir excesivos riesgos fue un factor clave que llevó a la crisis financiera y a la recesión", y saludó así la "estabilidad" que traerán "los cambios en la regulación que reducen el riesgo y buscan la rentabilidad a largo plazo por encima de los beneficios a corto plazo".

De acuerdo al estudio, las firmas que operan en la Bolsa de Nueva York ganaron en el primer trimestre del año 9.300 millones de dólares, pero sus beneficios cayeron en el segundo trimestre, y se prevé que el total anual no llegue a 18.000 millones de dólares, un tercio menos que en 2010.

Por otra parte, el salario medio en Wall Street aumentó en 2010 el 16,1 % a 361.330 dólares anuales, 5,5 veces más que el salario medio anual en el sector privado estadounidense de 66.120 dólares, y la disparidad entre ambos creció en 2010 tras haber bajado en 2008 y 2009 por los efectos de la crisis financiera.

La industria financiera acaparó de esta manera el 23,5 % de los salarios en el sector privado del país, aunque apenas representa el 5,3 % del total de puestos de trabajo.