El gobierno uruguayo anunció el martes que intervendrá en la huelga por tiempo indeterminado con ocupación de fábricas que mantienen desde el lunes los trabajadores metalúrgicos en reclamo de un nuevo convenio salarial.

Unos 5.000 obreros están involucrados en el conflicto, la mitad de los trabajadores de la Unión de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (UNTMRA).

El ministro de Trabajo Eduardo Brenta dijo el martes que el gobierno "tomará la iniciativa y se convocará a las partes para negociar y tratar de buscar una solución al tema" y reclamó de las partes que "se baje el tono de las declaraciones".

El presidente de la Cámara Metalúrgica, Miguel Oliveros, dijo que la entidad le recomendó a sus socios que la "resistencia a las ocupaciones sea pacífica". Hasta ahora no se han informado incidentes.

Brenta no indicó cuándo se convocaría a las partes a negociar.

La dirigencia sindical nucleada en el Plenario Intersindical de Trabajadores-Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT) ha sostenido que las ocupaciones de los lugares de trabajo son legítimas y son una prolongación de las huelgas.

En tanto, los casi 3.000 funcionarios del Hospital de Clínicas, dependiente de la Universidad de la República, cerraron las puertas del centro asistencial en reclamo de aumento de la plantilla y de sueldos. Sólo se atienden emergencias.

Por otro lado, los servicios de transporte de media y larga distancia están afectados desde la mañana del martes también en reclamo de un nuevo convenio salarial por parte de la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott).

Miguel Marrero, dirigente de la Unott, dijo que antes del mediodía local los servicios de media y larga distancia "comenzarán a mermar" para que los trabajadores se reúnan en asamblea. Agregó que luego retomarían sus tareas, sin especificar horarios.

Recientemente, la Unott y los empresarios llegaron a un acuerdo salarial en lo que hace a servicios urbanos de pasajeros, luego de un paro general en septiembre.