Unos 5.000 trabajadores organizados de Honduras protestaron hoy en Tegucigalpa por el alto costo de los alimentos y la inseguridad que vive el país y al menos unos 200 campesinos se manifestaron en defensa de la agricultura.

"Estamos protestando por los altos precios de la canasta básica, ese es el centro del reclamo, el pueblo hondureño se encuentra en un estado de indefensión", indicó el secretario de la Central General de Trabajadores (CGT), Daniel Durón, durante la marcha en la capital hondureña.

La manifestación se inició en el extremo oriental de la ciudad y terminó en el centro, frente al Parlamento hondureño, donde los trabajadores también criticaron al Gobierno que preside Porfirio Lobo.

"Pepe Lobo (Porfirio) viajando y el pueblo hambreando", "No a la privatización de las empresas públicas", "Exigimos seguridad y empleo", eran algunas de las consignas de los trabajadores.

En la marcha también participaron unos pocos maestros del sector público y miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), cuyo coordinador es el expresidente hondureño Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009.

"Hemos venido a protestar porque la comida está muy cara y por tanta inseguridad en el país, aún cuando se gastan millones de lempiras en una Secretaría de Seguridad que no funciona", comentó a Efe Noris Cabrera, una profesional universitaria que participó en la marcha.

El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (STENEE), Miguel Aguilar, dijo a Efe que los sindicalistas aspiran "a un modelo social con planes de inversión para las instituciones del Estado, que son para servir a la población".

"Estamos condenando todos los incrementos de la canasta básica y exigimos que haya una rebaja de precios de los combustibles", subrayó Aguilar.

El dirigente sindical también pidió al Gobierno que reanude las negociaciones con Petrocaribe de Venezuela para que haya un ahorro por la compra de combustibles (por las facilidades de pago) y que esos recursos se inviertan en educación y salud.

En opinión de Aguilar, el modelo neoliberal "avasalla y minimiza la inversión del Estado en las instituciones de servicio público".

En otra manifestación promovida por Vía Campesina Internacional, unos 200 labriegos de seis organizaciones marcharon después de los trabajadores hasta el centro de Tegucigalpa "en defensa de la agricultura campesina", dijo a Efe el dirigente Rafael Alegría.

"También estamos denunciando a la industria comercial, porque es responsable del calentamiento del continente americano", añadió Alegría, quien además es miembro de la Resistencia Popular surgida tras el golpe de Estado a Zelaya.

Alegría señaló que aún cuando Honduras tiene suficientes tierras para cultivar, todos los años se importan millones de sacos de maíz, arroz y fríjoles, granos básicos en la dieta de los hondureños.

Hoy también hubo protestas en varias regiones de Honduras de maestros que exigen el pago de salarios atrasados y de pobladores que demandan la reparación de vías públicas, entre otras acciones.

Las marchas coincidieron con la salida del presidente hondureño hacia el Vaticano, donde el próximo jueves será recibido por el papa Benedicto XVI.