The Thing", un clásico del terror obra de John Carpenter, resucita este viernes en EE.UU. casi 30 años después con una precuela homónima dirigida por un cineasta holandés novel, Matthijs van Heijningen, capaz de insuflar a la historia el mismo halo paranoico que distinguía a la original.

Esta precuela (historia anterior en el tiempo) enlaza a la perfección con los acontecimientos que se describen al comienzo de la cinta de Carpenter (1982), en el que un equipo de investigadores estadounidenses ubicados en la Antártida abate a tiros a una persona que trataba de aniquilar a un perro desde un helicóptero noruego.

El filme de van Heijningen, que llega el próximo viernes a las pantallas estadounidenses y que cuenta con imágenes impactantes y una tensión que recuerda en muchos momentos a su predecesora, relata los hechos previos a ese suceso.

"Dije que sí inmediatamente al proyecto, y claro, con la misma velocidad me entraron las dudas justo después", dijo entre risas el realizador, de 46 años, acerca de su primer largometraje durante un reciente encuentro con un pequeño grupo de medios, entre ellos Efe.

"Soy muy fan de la película de Carpenter y amo esa mezcla de terror y paranoia. Me encargué de ver la cinta hasta la extenuación para que encajaran todos los detalles. Creo que es un gran tributo", añadió el cineasta, cuya experiencia principal previamente en la industria se ceñía a un sinfín de videoclips.

Esta precuela narra cómo unos investigadores europeos descubren una nave espacial y el cuerpo aparentemente sin vida de un extraterrestre, intactos bajo el hielo.

El entusiasmo por el descubrimiento llega a su fin cuando el organismo despierta y los científicos descubren que posee la habilidad de convertirse en una réplica exacta de cualquier ser viviente.

De esta forma, el parásito, gracias a unos deslumbrantes efectos visuales (obra de Tom Woodruff Jr. y Alec Gillis), se transforma en todo lo que toca y provoca un enfrentamiento entre los humanos, que darán con un método para discernir quién de ellos ha mutado.

Si en la película de Carpenter era Kurt Rusell quien encarnaba al héroe, en esta entrega el protagonismo recae sobre una mujer, Mary Elizabeth Winstead, quien da vida a una paleontóloga de la Universidad de Columbia que decide ser parte de la misión cuando le informan del hallazgo.

"Soy los ojos del público en la película", afirmó la actriz, quien aceptó de buen grado las comparaciones de su personaje con el de Ellen Ripley (Sigourney Weaver en "Alien"). "Es seria, fuerte, inteligente, trata de sobrevivir y de convencer a los demás acerca de cómo deben actuar. Es lógico que a la gente le recuerde a la figura de Ripley", agregó.

El reparto lo completan Joel Edgerton ("Warrior"), Adewale Akinnuoye-Agbaje (de la serie "Lost"), Trond Espen Seim, Ulrich Thomsen y Eric Christian Olsen.

"Para un actor es un reto interpretar el terror sin sobreactuar", admitió Agbaje. "Pero en este caso la criatura era tan repulsiva que no fue difícil dar con la reacción adecuada", manifestó el británico.

Olsen, por su parte, considera que el filme trata temas universales, "como la confianza o desconfianza que puedas tener en miembros de tu familia, compañeros de trabajo o tu propia novia", así como el miedo a lo desconocido.

El guion, obra de Eric Heisserer, se basa en el cuento de terror "Who Goes There?" (1938), de John Campbell Jr., que ya inspiró el filme de 1951 "The Thing From Another World", de Howard Hawks y Christian Nyby, sobre el que se cimenta el clásico de Carpenter, cuya idea principal se basaba en el desconocimiento que había en la década de 1980 acerca de la propagación del virus del sida.

"El miedo a saber quién está contagiado sigue vigente en cierta manera", declaró van Heijningen, quien no ha tenido ocasión de charlar con el veterano Carpenter acerca de su visión sobre "The Thing", cuyo final permite amplias interpretaciones y deja las puertas abiertas a más continuaciones.

"La verdad, me gustaría saber qué opina", concluyó.

Antonio Martín Guirado