Tailandia ha sufrido pérdidas multimillonarias debido a las inundaciones monzónicas de este año y la crecida ha matado a casi 270 personas, y queda por per si no empeorará la situación cuando las aguas lleguen a la capital.

El gobernador del Banco de Tailandia, Prasarn Trairatvorakul, dijo que un cálculo preliminar de la entidad indica que las pérdidas económicas causadas por las inundaciones que comenzaron en julio oscilan entre 60.000 y 80.000 millones de baht (1,9 a 2,6 millones de dólares).

La cifra no incluye los daños calculados o los costos de reconstrucción y seguramente aumentará a medida que la crecida avanza hacia Bangkok, una ciudad de 10 millones de habitantes. Algunos de los suburbios se encuentran ya inundados.

El primer ministro Yingluck Shinawatra y las autoridades de Bangkok pidieron el martes a los residentes de la capital que no tengan miedo, mientras los equipos de emergencia se apresuran a completar tres diques de protección a menos de dos días de que se desborde el río que atraviesa la ciudad.

Los supermercados han sido vaciados de alimentos básicos como arroz, agua embotellada, carne porcina y de aves. Además, las inundaciones dan dañado los campos de labranza en el norte del país, por lo que subirán los precios de los alimentos, especialmente el arroz.

El desastre es un nuevo golpe para la industria electrónica y automotriz de Tailandia, que acababan de recuperarse de las interrupciones de producción causadas por el sismo y el maremoto del 11 de marzo en Japón. A consecuencia del retroceso en la producción automovilística de Tailanadia, la economía se contrajo en el segundo trimestre.

Son las peores inundaciones sufridas en esta nación del este de Asia en décadas. Unos 8,2 millones de personas en 60 de las 77 provincias de Tailandia han sido afectadas por la sequía y los deslizamientos de tierra, y 30 provincias permanecen inundadas. La persistencia de las lluvias monzónicas, los tifones y tormentas han matado a centenares de personas en el sudeste de Asia, China, Japón y el sur de Asia en los últimos cuatro meses.