El embajador de la República Dominicana en Haití, Rubén Silié, lamentó hoy el asesinato de una compatriota el pasado viernes en un sector en las afueras de Puerto Príncipe, al tiempo que expresó su confianza en que las autoridades del vecino país llevarán a los culpables ante la Justicia.

La dominicana Gloria Pérez Guzmán (alias Josefina), de 50 años, fue asesinada de un balazo por sus captores, quienes la mantuvieron secuestrada diez días y llegaron a recibir 12.000 dólares de parte de la familia de la mujer como rescate.

El cadáver de Pérez Guzmán, quien tenían varios negocios en Haití y era secretaria general de la asociación de dominicanos residentes en esa nación, fue encontrado la mañana del viernes en Bois Moquette, en las afueras de Puerto Príncipe, según la prensa local.

El embajador dominicano en Haití dijo hoy en un comunicado distribuido en Santo Domingo que tiene confianza en que las autoridades del vecino país no escatimarán esfuerzos para perseguir a los autores del crimen y que se haga justicia.

Silié calificó el crimen de "horrible" y dijo que es un "nefasto" resultado "de quienes se empeñan en opacar la bondad del pueblo haitiano, que pese a las grandes pruebas a las cuales ha estado sometido en los últimos dos años, ha demostrado una cultura respetuosa de la paz social".

El diplomático llamó a la comunidad dominicana residente en Haití a mantenerse alerta "frente a los antisociales que buscan hacer del crimen una profesión".

Por otra parte, agradeció al presidente haitiano, Michel Martelly, y a miembros de su Gobierno la muestra de solidaridad por el asesinato de la dominicana, quien llevaba unos 24 años residiendo en ese país.