La Policía y el Ejército trasladaron en helicópteros los cuerpos de al menos 11 presuntos rebeldes de las FARC abatidos en una zona del noreste del país, según imágenes difundidas el martes por las autoridades.

Los helicópteros fueron mostrados cuando descendían en el aeropuerto de Cúcuta, capital de Norte de Santander y a unos 400 kilómetros al noreste de Bogotá, y se vio a policías y soldados que bajaron bolsas plásticas con los restos de los presuntos rebeldes.

El operativo de la Policía Antidrogas y con apoyo del Ejército y la Aviación se realizó la víspera en una zona rural del municipio de Sardinata, en Norte de Santander, contra el frente 33 de las rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al cual pertenecían los insurgentes abatidos, dijo en diálogo telefónico el general Luis Pérez, director de la Policía Antinarcóticos.

Pérez agregó que hace un año comenzaron investigaciones de la Policía Antisecuestro por denuncias de plagios y extorsiones en zonas como Sardinata y localidades vecinas, y en medio de esas averiguaciones surgieron además casos de tráfico de estupefacientes, por lo cual el cuerpo antidrogas se vinculó al caso y se planeó el operativo en contra de ese frente de la guerrilla a la que responsabilizan de secuestros y cobros extorsivos.

El oficial dijo que tras un bombardeo al campamento rebelde, los agentes policiales ingresaron a la zona y además se incautaron de ocho fusiles y tres morteros, así como munición.