El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha pedido la creación de un grupo de trabajo para estudiar la posible legalización de colonias judías levantadas sobre tierras palestinas privadas, que la propia ley israelí considera ilegales, informó hoy el diario Haaretz.

Las instrucciones de Netanyahu, que responden -según el rotativo- a la presión de los colonos y la ultraderecha, contradicen la posición del Tribunal Supremo de Israel, que desde 1979 considera ilegal la construcción de casas para judíos en tierras particulares palestinas.

Desde febrero pasado, el Gobierno israelí ha ordenado al Ejército desmantelar varios asentamientos y colonias, lo que ha provocado una fuerte presión del movimiento colono y la ultraderecha sobre el primer ministro, indica Haaretz.

El pasado domingo, Netanyahu cedió a la presión y ordenó al ministro de Justicia, Yakob Niman, crear un grupo de trabajo que estudie la manera de legalizar también las colonias levantadas sobre tierra robada a los palestinos, según el diario.

Los colonos instan al Gobierno a utilizar estratagemas legales, como cuestionar los títulos de propiedad, compensar económicamente a los dueños o declararlos "ausentes", por una ley otomana que permite al Estado hacerse con las tierras de quienes no las cultiven, un mecanismo que ha servido a menudo en la región para suprimir derechos de propiedad palestinos.

La comunidad internacional considera ilegales todas las colonias judías en los territorios palestinos de Cisjordania y Jerusalén Este, ocupados desde 1967, pero las autoridades israelíes distinguen entre asentamientos "legales" e "ilegales" según la propiedad del terreno y la fecha de establecimiento, considerando fuera de la ley todos los construidos a partir de marzo de 2001.

El pasado febrero, Netanyahu acordó junto con varios ministros de su Gobierno y la Fiscalía General ordenar el desmantelamiento de varios asentamientos en Cisjordania en tierras privadas, al tiempo que prometía a los colonos tratar de legalizar retroactivamente colonias construidas sobre tierras palestinas sin dueño particular.

Israel también trata de legalizar las colonias construidas -sin planificación autorizada ni permisos gubernamentales- sobre tierra estatal palestina, y ha pedido a los tribunales la legalización de 326 casas permanentes y 344 caravanas, asegura Haaretz.