México mantuvo un intercambio de información y actuó de manera coordinada con Estados Unidos para frenar un presunto complot para asesinar al embajador saudí en Estados Unidos, informó el martes la cancillería mexicana.

El subsecretario para América del Norte de la cancillería, Julián Ventura, dijo que México emitió una alerta migratoria nacional luego de recibir información de Estados Unidos de que Manssor Arbabsiar, detenido como uno de los presuntos responsables del complot, contaba con una orden de arresto por delitos graves.

Ventura dijo que Arbabsiar intentó ingresar el 28 de septiembre a México, aunque el Instituto Nacional de Migración (INM) impidió su ingreso al país y fue regresado a Estados Unidos.

Un funcionario del INM, que habló bajo anonimato porque no estaba autorizado para hablar del caso, dijo a The Associated Press que Arbabsiar llegó ese día al aeropuerto internacional de la ciudad de México, donde se le negó la entrada.

El funcionario añadió que se rechazó la entrada con base en el artículo 106 del reglamento de la Ley General de Población, la cual faculta a las autoridades migratorias mexicanas a negar un ingreso al territorio entre otras razones porque un extranjero tenga "malos antecedentes en el extranjero".

Ventura dijo que con la detección de Arbabsiar "se logró neutralizar un riesgo relevante para la seguridad nacional de México".

Arbabsiar, un estadounidense que tiene además pasaporte iraní, es señalado por autoridades estadounidenses de haberse reunido en México con un informante de la DEA que se hizo pasar como miembro de un cartel del narcotráfico.

"Desde el primer momento, México y Estados Unidos intercambiaron información y actuaron de manera coordinada", dijo Ventura al leer la posición del gobierno sobre la operación anunciada por las autoridades estadounidenses.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció el martes el arresto de Arbabsiar, que presuntamente era parte de un complot para asesinar al embajador saudí en territorio estadounidense, Adel Al-Jubeir, y en el que supuestamente estarían involucrados agentes del gobierno de Irán.

"El gobierno de México reitera su pleno compromiso con la cooperación internacional para prevenir y combatir el terrorismo, y condena cualquier intento de cualquier individuo, grupo o actor internacional que pretenda realizar acciones de esta naturaleza desde territorio nacional", dijo Ventura.

El subsecretario añadió que ambos países tienen establecidos protocolos de intercambio de información, en particular en materia de seguridad regional y justicia.

Ventura no mencionó por qué ciudad intentó entrar Arbabsiar el 28 de septiembre.

El gobierno de Estados Unidos informó que se presentaron cargos contra Arbabsiar, de 56 años, junto con Gholam Shakuri, señalado como miembro de la unidad de operaciones especiales de Irán o Fuerza Quds, quien aún no ha sido detenido.

Según autoridades estadounidenses, Arbabsiar se reunió varias veces en México con un informante de la agencia DEA, quien se hizo pasar como miembro de un cartel de las drogas.

Al parecer el hombre no sabía que intentaba contratar a un informante de la DEA.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó en un comunicado que una de las primeras reuniones habría ocurrido el 24 de mayo y se habrían dado otros encuentros en territorio mexicano en julio.

El subsecretario de la cancillería mexicano no hizo ninguna mención a esas presuntas reuniones y no aceptó preguntas de la prensa.

El funcionario del INM dijo a la AP que no tenía información sobre ingresos de Arbabsiar a México, previos al intento que hizo el 28 de septiembre.