La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó hoy en Hanoi que los países de la zona euro tienen la voluntad política de superar la crisis crediticia, al comienzo de una visita de Estado a Vietnam de dos días.

Merkel señaló a la prensa, tras reunirse con el primer ministro vietnamita, Nguyen Tan Dung, que la raíz de la crisis es la estructura de la población.

"Vietnam tiene una población muy joven, mientras que la población en Alemania, como en la mayor parte de los países europeos, es vieja. Por lo que la habilidad de los países europeos para pagar sus deudas es más difícil que en un país que tiene un población joven", explicó la canciller alemana.

El primer ministro de Vietnam expresó ante los periodistas la confianza que tienen depositada en el euro y su capacidad "para salir adelante pese a las dificultades".

Merkel también habló de "impulsar la cooperación entre ambos países en todos los aspectos".

"Vietnam se ha puesto la meta de ser un país industrializado en el año 2020 y Alemania quiere ayudar a Vietnam en este proceso", destacó la mandataria.

"Educación, formación y cooperación jurídica juegan un papel vital y estos serán los factores claves para ayudar a promover esta asociación estratégica", añadió en otro momento la canciller germana.

Para el primer ministro vietnamita "aún no se ha aprovechado todo el potencial de cooperación entre ambos países" y habló de crear las condiciones favorables para potenciar la inversión de las empresas vietnamitas en el extranjero.

Alemania ha comprado productos vietnamitas por valor de 1.800 millones de dólares (1,321 millones de euros) de enero a julio de este año y ha vendido a Vietnam en el mismo plazo bienes valorados en 1.100 millones de dólares (807 millones de euros), según datos de Vietnam News Agency.

Otros temas que trataron ambos dirigentes fue la firma de un tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Vietnam y la situación de los derechos humanos en la nación asiática, un asunto este último que puso sobre la mesa Merkel.

La canciller alemana, que está acompañada de una delegación empresarial, visitará mañana Ho Chi Minh, la antigua Saigón, el principal centro financiero del país, y ese mismo día continuará su viaje exterior y saldrá hacia Mongolia.