Las fuertes lluvias que han caído en Costa Rica en los últimos días han causado múltiples inundaciones y deslizamientos, especialmente en la costa del Pacífico, aunque sin registros de víctimas, informó hoy la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

Las comunidades que viven la situación más grave son Parrita, Jacó, Cóbano y Paquera, en el Pacífico central, y Santa Cruz y Nicoya, en el Pacífico norte, así como Tarbaca y Pursical, en las montañas del Valle central, de acuerdo con Reynaldo Carballo, portavoz de la CNE.

Las autoridades declararon el lunes una alerta preventiva o "verde" sobre la costa del Pacífico y el Valle Central debido a la entrada de un sistema de baja presión, que es el responsable de un aumento en las precipitaciones.

Decenas de personas pasaron la noche del lunes en albergues de forma preventiva pues sus casas fueron anegadas, aunque aun no hay reportes de daños totales en viviendas.

En la localidad costera de Parrita, unos 170 kilómetros al oeste de San José, unas 200 viviendas quedaron anegadas ante la crecida de los ríos.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes reportó el desbordamiento de varios puentes y anunció la limpieza de varias vías para remover materiales, aunque aclaró que los daños no son graves.

El Instituto Meteorológico anunció que la influencia del sistema de baja presión empezará a disminuir a partir de mañana, para que retornen las condiciones normales de la época lluviosa en el país.