La ONU recordó hoy al Gobierno de Israel su obligación de proteger a los civiles palestinos y de garantizar la integridad de sus propiedades en los territorios ocupados, frente al acoso y las agresiones de colonos judíos en Cisjordania.

"Se debe hacer más para prevenir de manera eficaz los ataques contra los civiles palestinos. Y cuando ocurren, se deben investigar de manera adecuada por las autoridades", dijo el portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville.

En rueda de prensa en Ginebra, Colville expresó la preocupación de esta oficina por el "incremento de la violencia que ejercen los colonos israelíes contra los civiles palestinos en Cisjordania desde principios de septiembre", especialmente en la localidad de Qusra.

Esta población, en las inmediaciones de Naplusa (norte de Cisjordania) ha sido objeto de ataques de colonos "al menos en seis ocasiones en las últimas seis semanas", expuso el portavoz de la ONU, que consideró que hay una pauta deliberada de violencia.

Los ataques, según Colville, han causado "graves pérdidas materiales, así como graves daños físicos".

"Una mezquita fue quemada, cientos de árboles fueron arrancados y un civil palestino murió tras la intervención de una unidad del ejército israelí", señaló el portavoz, que acusó a las fuerzas armadas de actuar con excesiva violencia contra los palestinos y con con laxitud contra los colonos, incluso cuando son los agresores.

"Es evidente que hay una disparidad en el tratamiento de los delitos violentos cometidos por palestinos y por colonos israelíes", argumentó Colville, que recordó también a Israel su obligación de compensar a las víctimas de actos violentos por sus pérdidas.

El pasado 6 de octubre, los habitantes palestinos de Qusra se encontraron con la destrucción de al menos 200 árboles, en su mayoría olivos pertenecientes a cuatro familias, que han perdido de esta manera una de sus principales vías de sustento económico.

Esto se suma, señaló el portavoz de la ONU, a que "los palestinos de esta localidad ya han perdido en el pasado el acceso a cientos de hectáreas de tierra debido a la expansión de los asentamiento de los colonos y a la instalación de puestos militares".

Está previsto que en los próximos días Naciones Unidas publique un informe del secretario general, Ban Ki-moon, sobre los asentamiento israelíes en los territorios ocupados, que denunciará el impacto de esta práctica en la vida de los palestinos y la falta de respuesta judicial y penal a la violencia contra estos civiles.