Irán refutó el martes las acusaciones de Estados Unidos de que estaba involucrado en un complot para asesinar al embajador saudí en Washington.

El portavoz de la cancillería Ramin Mehmanparast dijo que las acusaciones eran un "guión prefabricado" y un "espectáculo ridículo".

"Estos comportamientos anticuados están basados en las viejas políticas hostiles sionistas y estadounidenses, y son un espectáculo ridículo para provocar divisiones", dijo Mehmanparast, citado por la agencia semioficial Fars.

El portavoz hizo las declaraciones en reacción a acusaciones del Departamento de Justicia de Estados Unidos de que agentes del gobierno iraní estaban involucrados en un plan para asesinar al embajador saudí en Washington, con ayuda de un informante supuestamente miembro de un cártel mexicano de las drogas.

"Los creadores de esos guiones prefabricados buscan crear divisiones y ayudar al régimen sionista a salir del aislamiento", dijo Mehmanparast.

Previamente, la agencia noticiosa oficial IRNA dijo que las acusaciones estadounidenses eran "un nuevo escenario de la propaganda de Estados Unidos", sin dar más detalles.

El secretario de Justicia estadounidense Eric Holder manifestó que Estados Unidos haría rendir cuentas a Irán. Dos personas, una de ellas un miembro de la unidad de operaciones especiales de Irán conocida como Fuerza Quds, fueron incriminadas en una corte federal de Nueva York.

Manssor Arbabsiar, un ciudadano estadounidense de 56 años que tiene además pasaporte iraní, fue acusado junto con Gholam Shakuri, de quien las autoridades dijeron era miembro de la Fuerza Quds.