Plantas procesadoras de aves de corral que emplean miles de trabajadores están planeando cerrar o reducir sus operaciones debido a un paro laboral que están promoviendo residentes hispanos y quienes les apoyan para protestar por la dura nueva ley del estado contra la inmigración ilegal.

Pilgrim's Pride Corp. y Alatrade Foods planeaban cerrar el miércoles una planta en el norte de Alabama debido a la protesta, y Tyson Foods dijo que limitaría su producción en dos plantas debido a una potencial escasez de mano de obra.

Margaret McDonald, una vocera de Pilgrim's Pride, empresa con sede en Colorado, señaló que los trabajadores hispanos de su planta en Boaz dijeron a los administradores que no querían trabajar para "mostrar solidaridad" con su comunidad.

"Todos son trabajadores legales, pero quieren atraer la atención hacia la ley", señaló el martes la portavoz.

En Alabama, usuarios de Facebook han formado grupos y eventos instando a la gente a no presentarse a trabajar miércoles y jueves. También están pidiendo a la gente sólo comprar en negocios que son parte de la comunidad hispana. Cientos han dicho que participarán.

Una estación de radio en español en la zona metropolitana de Birmingham ayudó a promover la campaña diciendo a seguidores de su página en Facebook que realicen una huelga laboral para mostrar que los hispanos son una parte importante de la economía de Alabama. Un mensaje en esa página dijo que los inmigrantes deberían permanecer en casa "para así dejar saber que somos indispensables en el estado, que nosotros los hispanos somos una parte importante de la economía".

"Debemos estar unidos para ser una fuerza, ahora más que nunca", agrega el mensaje.

El gobierno de Barack Obama, organizaciones hispanas, defensores de las libertades civiles e individuos están intentando que una corte federal bloquee la ley, la cual contiene cláusulas que incluyen exigir a funcionarios que revisen el estatus de ciudadanía de estudiantes nuevos y que prohíben a inmigrantes que carecen de permiso para estar en el país hacer trámites con el estado para adquirir cosas como placas para automóviles.

Republicanos que apoyan la ley argumentan que los inmigrantes están robando empleos a residentes legales, y describieron a ésta como una ley de creación de empleos.

Funcionarios de la ciudad de Albertville, con una enorme población hispana, dijeron que algunos negocios propiedad de hispanos planeaban cerrar el miércoles. La ciudad estaba procesando la solicitud de un permiso para realizar un desfile para que la gente se pueda manifestar contra la ley.

John Pittard, presidente de Alatrade, dijo que su fuerza de trabajo de 1.500 empleados en tres plantas en Albertville, Boaz y Phenix City es aproximadamente 60% hispana. Planea cerrar una planta y disminuir operaciones en las otras dos debido a las protestas.

En Tyson Foods, el vocero Gary Mickelson señaló que la escasez de trabajadores podría extenderse a contratistas que realizan trabajos diversos, como de sanidad. Se reducirán las operaciones en plantas en Albertville y Blountsville, indicó.

"Aunque ciertamente comprendemos el sentimiento detrás de las preocupaciones sobre la nueva ley de inmigración, no estamos alentando a nuestros trabajadores a participar en una protesta", señaló. "Simplemente estamos ajustando nuestro programa de producción ante una posible alteración en la cantidad de personal, de manera que podamos continuar atendiendo las necesidades de nuestros clientes", agregó.

Los hispanos representan aproximadamente una tercera parte de la fuerza laboral total de la empresa en Alabama, de 1.700 empleados, dijo Mickelson.