Un médico forense declaró el martes que no existe evidencia de que Michael Jackson se haya suministrado a sí mismo la dosis fatal de un poderoso anestésico que funcionarios dicen mató al Rey del Pop.

El doctor Christopher Rogers, quien realizó la autopsia de Jackson, rechazó el argumento clave de los abogados defensores del doctor Conrad Murray de que Jackson se autoadministró la droga cuando Murray salió por un momento de su habitación.

"Las circunstancias, desde mi punto de vista, no apoyan la teoría sobre que se autoadministró el propofol", dijo Rogers director de medicina forense en la Oficina Forense del Condado de Los Angeles.

Rogers le dijo a los jurados que un escenario más probable era a que Murray haya juzgado mal cuánto propofol le dio al artista.

"Para que el señor Jackson se haya administrado el propofol a sí mismo tendríamos que asumir que se despertó y a pesar de que estaba bajo la influencia de ... el propofol y otros sedantes logró administrarse el propofol", dijo Rogers.

"Entonces dejó de respirar y todo esto ocurrió en dos minutos", dijo Rogers. "Para mi ese escenario parece menos razonable".

"¿Menos razonable en comparación con qué?", dijo el vicefiscal de distrito David Walgren.

"Con la otra posibilidad, que sería que para mantener al señor Jackson dormido el doctor tendría que haberle dado un poco del analgésico cada hora, dos o tres cucharadas cada hora", dijo Rogers, quien agregó que el propofol es una medicina de corta duración que se diluye rápidamente.

Rogers dijo que consideró diversos factores al dictar que la muerte fue un homicidio. Entre ellas la declaración de Murray a la policía y la falta de equipos médicos adecuados en el cuarto de Jackson, donde el superastro recibía el anestésico como ayuda para conciliar el sueño.

"Creo que habría sido fácil para el doctor, bajo las circunstancias, calcular mal y darle demasiado propofol", declaró Rogers.

Murray se ha declarado inocente de homicidio no premeditado. Los fiscales tenían previsto llamar el martes por la tarde a un experto en propofol como testigo.

Walgren ilustró el testimonio sobre la autopsia mostrando una fotografía sombría del cuerpo del cantante sobre la plancha de los médicos forenses en la que aparecía sólo con los genitales cubiertos. El cantante se veía delgado pero no demacrado. El médico dijo que medía 1,74 metros (cinco pies y nueve pulgadas) y pesaba 61 kilos (136 libras)

"Creo que estaba más sano que el promedio de la gente de su edad", dijo Rogers quien agregó que Jackson no tenía bloqueos de grasa en sus arterias, comunes entre las personas de su edad.

___

El periodista de The Associated Press Anthony McCartney contribuyó con este despacho.

___

Anthony McCartney está en Twitter como @mccartneyAP