La comisión de finanzas del senado autorizó el martes los tratados comerciales con Colombia, Panamá y Corea del Sur, mientras que el pleno de la cámara baja planeaba iniciar la noche del martes su debate final para someter los acuerdos comerciales estancados desde 2006 a votaciones definitivas el miércoles.

La comisión de finanzas, de mayoría demócrata, aprobó los tratados de Panamá y Corea con votación a voz, mientras que seis senadores se opusieron al de Colombia, por lo que ahora podrán ser sometidos a votación ante el pleno del Senado.

En contra del acuerdo con Colombia se manifestaron durante sus respectivas intervenciones los demócratas Ben Cardin y Bob Menéndez, quien la justificó ante la ausencia en el documento de un seguimiento al progreso obtenido por las autoridades colombianas respecto a la violencia contra sindicalistas.

La cámara baja planeaba dedicar la noche del martes 30 minutos de debate a cada acuerdo comercial y a una ley conocida por sus siglas en inglés TAA que busca compensar a los estadounidenses desempleados por el comercio internacional.

El pleno de la cámara proseguirá entonces su debate el miércoles, dedicándole otros 60 minutos de debate a cada acuerdo y al TAA, tal como lo estipula el reglamento, antes de someterlos a votación. El comité de medios y arbitrios de la cámara baja aprobó los tratados la semana pasada.

Numerosos legisladores han expresado su expectativa de que ambas cámaras hayan aprobado los tres acuerdos antes de que el presidente surcoreano Lee Myung-bak pronuncie el jueves un discurso ante una sesión bicameral del Congreso, pero no está claro si el grupo de legisladores demócratas opuestos al acuerdo con Colombia — el más polémico de los tres — será lo suficientemente numeroso para bloquearlo.

La agria disputa partidista que este año ha dominado el debate sobre el endeudamiento público incluyó a los tratados comerciales, hasta que la Casa Blanca finalmente envió el 3 de octubre los tratados comerciales al Congreso tras gestionar durante meses un consenso bipartidista para lograr la aprobación del TAA.

El tratado con Corea del Sur luce como el de mayor importancia para Estados Unidos, debido a que por sí solo representa el acuerdo comercial más cuantioso desde que Washington suscribiera en 1994 el tratado de libre comercio con Canadá y México.

Sus defensores sostienen que los tres tratados podrían generar 13.000 millones de dólares adicionales al año en exportaciones y 250.000 empleos nuevos.

Los acuerdos con Colombia, Panamá y Corea del Sur fueron suscritos por el anterior presidente estadounidense George W. Bush, pero cayeron en limbo político debido a reservas de legisladores sobre acceso de automóviles estadounidenses a Corea, el respeto de derechos laborales en Colombia y la transparencia del mercado financiero en Panamá.

El gobierno del presidente Barack Obama convenció a cada una de las naciones para que asumieran medidas administrativas o legislativas que redujeran las objeciones de los legisladores. Panamá firmó un convenio bilateral de intercambio de información fiscal y Colombia se comprometió a adoptar medidas para combatir la violencia contra sindicalistas y acabar con la impunidad que rodea esos crímenes.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como @luisalonsolugo