El presidente Rafael Correa dijo el martes que aprobó una ley antimonopolio, que es objetada por los empresarios que aducen que entrega excesivos poderes de los organismos de control creados bajo la nueva normativa.

"Sancioné, me allané a todas las observaciones de la Asamblea, ya tenemos ley antimonopolio. Esa es una buena noticia para el país. Estados Unidos la tiene hace más de cien años, Chile hace más de 50, sólo faltaban Paraguay y Ecuador", dijo Correa en una entrevista de radio Capital.

Añadió que esa ley permitirá un "cambio en la estructura del poder en el país y en la estructura de la propiedad".

El gobierno ha señalado que la nueva ley de Regulación y Control del Poder del Mercado, conocida como "antimonopolio", está destinada a evitar prácticas monopólicas y abusos de poder en todos los ámbitos de la producción y comercialización, e incluye al sector de los medios de comunicación.

Entre las normas, se dispone que los banqueros y dueños de medios de comunicación no puedan tener negocios más allá de sus específicas actividades.

El analista Ramiro Crespo, presidente de la firma de análisis financieros Analytica Securities, afirmó a la AP que "es bastante difícil implementar una ley que mejore la competencia cuando los sectores fundamentales de la economía están en manos del estado como electricidad, energía en general, teléfonos fijos, petróleo, carreteras, entre otros".

El efecto de esta ley "depende de las personas que nombren para implementarla ... lamentablemente la experiencia en el Ecuador no es muy buena en cuanto a la implementación de leyes y a veces confundimos que porque hacemos una ley hemos solucionado un problema", añadió.

El presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, Pablo Dávila, en entrevista con el canal Ecuavisa, dijo que "tenemos un (nuevo) Superintendente con un excesivo poder de control y sancionatorio ... a las empresas privadas". Y adujo que además se crea un Junta Regulatoria integrada por cuatro ministros "que cumplirán las órdenes del ejecutivo".

Acerca de la regulación que señala que los banqueros y medios no puedan tener participación en otros negocios, añadió que "desde nuestro punto de vista eso no beneficia a la competencia, más bien perjudica a la competencia".

Los dos sectores afectados podrán conservar hasta un 6% en otros negocios y tienen hasta julio del próximo año para vender sus respectivas participaciones que superen ese porcentaje.

Para quienes no cumplan con las nuevas regulaciones establecidas en esa ley se prevé sanciones económicas entre el 8 y 12% del volumen total del negocio.

A finales de agosto Correa había enviado a la Asamblea el proyecto de esta ley, que luego de un mes de debates y análisis fue aprobada a finales de septiembre por ese organismo colegiado, para luego recibir la aprobación de Correa.