El centro capitalino amaneció el lunes con el transporte público convertido en un caos, con vallas metálicas en un amplio radio con motivo de celebrarse el Bicentenario del proceso iniciado en 1811 por el prócer José G. Artigas y que concluyó en la independencia de 1825.

Pablo Alvarez, subsecretario del ministerio de Educación y Cultura dijo al diario La República que se eligió 1811 como fecha del Bicentenario "porque es cuando se producen una serie de acciones que posteriormente desembocarán en la sociedad que hoy nos tocó vivir".

En cuatro puntos céntricos, entre ellos la Plaza Independencia donde está el monumento a Artigas, y la plaza Libertad, se instalaron enormes escenarios.

Todos los servicios de transporte de pasajeros debieron ir por otras calles y avenidas alejadas, para permitir que en los escenarios se realicen docenas de espectáculos con conjuntos musicales de Argentina, España y Uruguay, hasta la medianoche, cuando habrá fuegos de artificio.