El activista español Juan Roy Morales, que se sumó a la marcha de los indígenas bolivianos que rechazan una carretera que partirá en dos un parque natural, dijo hoy a Efe que lo hace para defender el derecho de los pueblos amazónicos a preservar su forma de vida.

"Ellos están luchando por una forma de vida y por la pervivencia de una sabiduría ancestral. Si se construye esa carretera, esta gente estará condenada a una muerte lenta, a la desaparición de su cultura, de una serie de conocimientos, de una relación con la naturaleza", declaró Roy.

Este pintor de 48 años ha participado en diversas acciones ecologistas en su país, entre ellas las protestas por la "marea negra" causada por el hundimiento del petrolero "Prestige" en 2002, el mayor desastre ecológico ocurrido en Europa.

Roy comenzó hace tres años un viaje por la Amazonía y, en el curso de su periplo, decidió quedarse en la región boliviana de Santa Cruz (este), donde desarrolla proyectos agrícolas desde hace año y medio.

Allí se enteró de la marcha que iniciaron el pasado 15 de agosto los nativos amazónicos contra la construcción de una carretera financiada por Brasil que atravesará el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Roy Morales se unió a los indígenas en el pueblo de Caranavi este fin de semana, para acompañarles en el último tramo, el más "duro", porque ascenderán desde la región tropical de los Yungas (valles) hasta los más de 3.600 metros de La Paz, pasando primero por un alto de montaña de más de 4.000.

El ecologista español opina que "no se puede permitir" que se pierda la "sabiduría ancestral" ni el modo de vida de los indígenas porque, a su juicio, "ellos tienen la llave del conocimiento" para frenar "el colapso" al que el ser humano está llevando a la naturaleza.

Los amazónicos y grupos ecologistas rechazan el proyecto vial porque temen que ocasione daños ambientales en el Tipnis y promueva la invasión de campesinos y productores de hoja de coca, base para la producción de cocaína.

Los indígenas llegaron hoy hasta el Puente Santa Bárbara, a 98 kilómetros de La Paz, ciudad a la que pretenden llegar esta semana para reclamar al presidente boliviano, Evo Morales, una ley que frene definitivamente el paso de la carretera por el Tipnis.

El mandatario ha defendido el proyecto con el argumento de que es vital para la integración vial del país y que llevará progreso y desarrollo a las comunidades indígenas que habitan la reserva.

Para Roy, "la lucha no es por tener mejor internet, ni por tener un médico. La lucha es por salvar el planeta. Es algo más profundo que todo eso. Los indígenas quieren conservar su modo de vida (...) ellos saben vivir en la naturaleza".