Steve Jobs murió de un paro respiratorio derivado del cáncer pancreático que tenía y que se extendió a otros órganos, de acuerdo con una copia de su acta de defunción difundida el lunes.

Jobs murió el miércoles a los 56 años. Apple Inc. no reveló la causa del deceso, pero el cofundador de la compañía había luchado contra el cáncer pancreático desde el 2004 y recibió un trasplante de hígado en el 2009 luego de haber pedido permiso para ausentarse de la compañía por problemas de salud.

Renunció como director general de Apple en agosto, mientras estaba en su tercera ausencia por razones médicas, y entregó el cargo a Tim Cook.

El certificado de defunción, emitido por el Departamento de Salud Pública del condado Santa Clara y obtenido por la AP, dice que murió por la metástasis de un tumor neuroendocrino del páncreas. La causa inmediata de muerte según el documento fue un paro respiratorio.

Jobs murió en su casa en Palo Alto y fue enterrado el viernes. No se realizó autopsia. Detalles del certificado fueron reportados previamente por Bloomberg News.

Según el certificado, la ocupación de Jobs era empresario de alta tecnología. Jobs arrancó Apple Inc. en la cochera de la casa de sus padres en el Valle del Silicio con su amigo Steve Wozniack en 1976. Ambos dejaron Apple en 1985, Jobs después de un enfrentamiento con el entonces director general John Sculley.

Jobs regresó a la empresa en 1997 como director general interino después de que Apple, entonces en graves aprietos financieros, comprara Next, una empresa informática que él había empezado. Ese fue el inicio de la notable transformación de Apple, que continúa hoy con la popularidad de productos como el iPhone, iPod y iPad.

Jobs murió el día después que Apple presentó su nuevo iPhone, el iPhone 4S, el cual saldrá a la venta el viernes.

Algunos aficionados a los productos de la compañía, lo mismo que algunos inversionistas, estaban decepcionados de que Apple no hubiera presentado una transformación más radical de su teléfono. Sin embargo, Apple anunció que durante el primer día de preventa, el viernes de la semana pasada, se vendieron más de un millón de teléfonos, más de lo que logró el iPhone 4 cuando fue puesto a la venta el año pasado.

Luego de la muerte de Jobs, Cook envió una declaración a los empleados de Apple diciendo que Jobs "deja atrás a una compañía que sólo él hubiera podido construir, y su espíritu siempre será el cimiento de Apple".

Un portavoz de Apple declinó hacer comentarios más allá de los comunicados dados a conocer después del deceso de Jobs.

___

La periodista de tecnología de AP Rachel Metz en San Francisco contribuyó para este despacho.