El movimiento islámico de los Hermanos Musulmanes dijo hoy que "no es el momento adecuado" para que la comunidad cristiana en Egipto haga sus "reivindicaciones legítimas", después de los graves enfrentamientos del domingo entre coptos y militares.

En un comunicado, la cofradía religiosa destacó que los disturbios acaecidos ayer entre coptos y militares, que acabaron con 24 muertos, "no son resultado del problema con una iglesia en Asuán (sur)", como denunciaban los manifestantes ante la radiotelevisión, "sino una conspiración contra la revolución".

A juicio de los Hermanos Musulmanes, prueba de ello es el número de muertos y heridos que demuestra el deseo de partes internas y extranjeras de abortar la revolución y bloquear el proceso hacia la libertad, la justicia y la democracia.

Asimismo, la organización opositora consideró que no es el momento adecuado para que los cristianos hagan sus "reivindicaciones legítimas", que deben tener sus canales, métodos y tiempo adecuado.

"Todo el pueblo egipcio tiene sus reivindicaciones legítimas y no solo los hermanos coptos; seguro que no es el momento adecuado para reclamarlas, porque el Gobierno actual es un Gobierno provisional y la situación general no es natural", indicaron.

Por ello, el grupo recomendó "paciencia" y esperar a la formación de un Ejecutivo elegido por el pueblo a través de elecciones libres.

En ese sentido, pidieron que se aceleren los comicios "para llevar el país a la estabilidad y la legitimidad popular y constitucional".

Los Hermanos solicitaron a las Fuerzas Armadas todos los esfuerzos para proteger el proceso electoral, además de expresar su disposición a "formar comités populares y participar en la ayuda para alcanzar este objetivo nacional".

No obstante, reconocieron el descontento entre los coptos "a causa de lo que consideran injusticia y marginación", resultado de "una política de un régimen corrupto y autocrático que no ha respetado la religión y ha afectado a todos los egipcios".

También recordaron que "los Hermanos Musulmanes han sufrido el doble de lo que han sufrido los demás. Por eso, esta fase crítica de la historia del país no debe ser momento para hacer cálculos".

Por otro lado, la organización islámica rechazó una declaraciones atribuidas a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, en la que proponía la ayuda de las fuerzas estadounidenses para proteger las iglesias en zonas sensibles de Egipto.

"Esta propuesta sospechosa es un intento claro de ocupar Egipto", afirmó la Hermandad, que instó a los cristianos a no dar oportunidad a los enemigos de la patria en el interior y en el exterior de crear la discordia.

Precisamente hoy, la embajada de EEUU en El Cairo desmintió que Clinton haya lanzado esa iniciativa en un comunicado.

Centenares de manifestantes coptos (cristianos egipcios) se enfrentaron anoche al ejército y las fuerzas de seguridad en el centro de El Cairo, escenario de una batalla campal que se extendió hasta altas horas de la madrugada.

Los heridos coptos acusaron a los soldados y a los "baltaguiya" (matones) de haberles atacado, aunque todavía no está claro el origen de los incidentes.