Francia y Bosnia se juegan mañana, como si de una final se tratara, el billete directo para la Eurocopa de Ucrania y Polonia, en el último encuentro que servirá, para que uno de los dos, evite la temida repesca.

La ventaja es para los franceses, que tienen un punto más y, por lo tanto, les sirve el empate, juegan ante su público y ya vencieron a Bosnia en el partido de ida en septiembre del año pasado.

Aquel encuentro marcó un punto decisivo para la Francia de Laurent Blanc, convulsa hasta entonces, carente de referentes e incapaz de quitarse de encima la herencia de Sudáfrica, el ridículo que hicieron en el Mundial de 2010 y que movió los cimientos del fútbol francés.

La victoria de Sarajevo calmó a un equipo que había empezado con mal pie su fase de clasificación y que no encontraba un líder natural.

El tanto logrado en aquel partido por Karim Benzema fue balsámico para la selección, que encontró su camino, y para el delantero del Real Madrid, que halló un hueco por el que expresar su talento.

Desde entonces Francia ha mejorado su marcha y Benzema se ha convertido en el líder del equipo.

Un líder que no estará en el encuentro más decisivo por una lesión, al igual que otros de los jugadores llamados a tener una importancia capital en el equipo, como el centrocampista del Bayern de Múnich Franck Ribéry.

Sin esos mimbres, Blanc deberá componer un equipo competitivo, similar al que hace tres días derrotó a Albania en el mismo escenario (3-0), a sabiendas de que Bosnia le pondrá las cosas más difíciles.

Para el duelo de mañana, el seleccionador puede recuperar al barcelonista Eric Abidal, que se perdió el partido contra Albania por lesión pero que se ha reincorporado a los entrenamientos.

Pero no es seguro que el defensor pueda estar de salida, porque el Barcelona ha advertido a Francia del riesgo de que reaparezca antes de tiempo.

Lo que parece seguro es que Blanc apartará el 4-4-2 que utilizó ante Albania y jugará, como suele, con un único punta, que puede ser el marsellés Loïc Rémy, muy activo en el último encuentro

Las dudas también atañen a Patrick Evra, que arrastra los problemas que le obligaron a dejar el encuentro contra Albania.

Bosnia está obligado a la hazaña, a imponerse en casa de un teórico superior para lograr el billete directo a la primera Eurocopa de su historia.

El equipo de Safet Susic cuenta para ello con la buena racha que está completando, con cinco partidos consecutivos en los que no ha encajado ningún gol.

Pero el empate no les sirve, así que tendrán que inspirarse en el potencial ofensivo que mostraron contra Luxemburgo el pasado martes, cuando se impusieron por 5-0.

El seleccionador bosnio puede lograr la gesta en París, ciudad en la que jugó nueve años de su vida y donde guarda algunos de los mejores recuerdos de su carrera.

Susic ha guardado en secreto la formación que presentará ante Francia, aunque no diferirá mucho de la que jugó frente a Luxemburgo.

- Alineaciones probables:

Francia: Lloris; Debuchy, Rami, Abidal o Kaboul, Evra o Reveillere; M'vila, Cabaye, Nasri, Diarra; Rémy y Malouda

Bosnia: Hasagic, Mujdza, Spahic, Papac o Pandza, Lulic; Rahimic; Pjanic, Medunjanin, Misomovic; Dzeko.

Árbitro: Douglas Mc Donald (ESC)

Hora: 19.00 gmt