El titular británico de Defensa, Liam Fox, hará hoy una declaración parlamentaria sobre su controvertida relación laboral con un amigo, mientras nuevas revelaciones de la prensa comprometen cada vez más al ministro.

Fox tiene previsto explicar esta tarde a los diputados en la Cámara de los Comunes sus vínculos con Adam Werritty, quien al parecer le acompañó en viajes oficiales y tuvo acceso al Ministerio sin tener autorización de seguridad.

El primer ministro británico, David Cameron, evalúa hoy la situación tras recibir un informe preliminar sobre la investigación que hace el Ministerio de Defensa sobre la actuación de Fox y si su relación con Werritty comprometió la seguridad nacional.

El periódico "The Guardian" revela hoy más detalles de una reunión que Fox mantuvo hace unos meses con un empresario en un hotel de Dubai y que fue supuestamente organizada por Werritty.

Según la prensa, se trataba de una reunión destinada a venderle al Ministerio de Defensa tecnología de cifrado de voz (para proteger las llamadas telefónicas), si bien Fox ha insistido en que el encuentro fue casual y la charla se desarrolló durante una cena.

Sin embargo, "The Guardian" informa hoy de que el empresario en cuestión, identificado como Harvey Boulter, que trabaja en Dubai, llegó a pagar más de 10.000 euros al mes a "lobbyists" (grupos políticos de presión) para conseguir una entrevista con el ministro.

"The Guardian" puntualiza que no tiene pruebas de que Werritty pudiera beneficiarse financieramente de la reunión, pero señala que el objetivo del empresario era evitar pasar por un largo proceso burocrático a fin de conseguir un contacto con el ministro.

A raíz de la controversia, Fox admitió ayer en un comunicado haber cometido un error al no diferenciar su amistad con Adam Werritty de su trabajo ministerial.

En su nota, el ministro reconoció que sus frecuentes contactos con su amigo pudieron "dar la impresión de mala conducta" y aceptó que su amistad pudo dar a la gente una impresión equivocada de que Werritty era asesor oficial en lugar de un amigo.

Según la prensa, Werritty visitó a Fox en el ministerio hasta 14 veces durante un periodo de un año y medio y, además, llevaba tarjetas personales que indicaban que era asesor del ministro, si bien no figuraba en la plantilla del ministerio.

El Partido Laborista, primero de la oposición británica, ha pedido a Fox que revele los detalles de su relación laboral con Werritty y calificó de "ridículo" el que sea el mismo ministro el que lleve a cabo una investigación interna sobre el caso.

Werritty fue el padrino de la boda de Fox en 2005 y en el pasado los dos fueron compañeros de piso.

El dominical ""The Observer" dio a conocer ayer un vídeo en el que muestra a Werritty participar aparentemente en una reunión con Fox y el presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, en un hotel de Londres el año pasado, si bien su amigo no trabaja para el Gobierno.

El responsable de Defensa ya había negado que su amigo estuviera presente en reuniones oficiales con dignatarios extranjeros.

Sin embargo, la filmación y las fotografías a las que ha tenido acceso el citado dominical británico parecen mostrar cómo Werritty le da la mano al presidente de Sri Lanka.