Agentes de bolsa trabajan en la bolsa de Seúl (Corea del Sur). EFE/Archivo