Un aumento sustancial de la inversión para el desarrollo de la agricultura familiar llevó por tercera vez a Brasil este año al primer lugar de la lista de la ONG ActionAid de los países que más luchan contra el hambre en el mundo.

El informe de la organización basada en Inglaterra pone a las naciones africanas de Malawi, Ruanda, Etiopía y Tanzania en los lugares que siguen a Brasil.

ActionAid destaca el programa brasileño Hambre Cero, lanzado por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que logró reducir en 73% la malnutrición infantil en el país entre 2002 y 2008.

El informe publicado el lunes advierte, sin embargo, que Brasil debe mejorar la distribución de la tierra cultivable, que califica como una de las más desiguales del mundo. Señala que 56% de esas tierras está en manos de 3.5% por ciento de propietarios.

Brasil anunció este año una inversión de 16.000 millones de reales (9.600 millones de dólares) para el desarrollo de su programa de cosecha de agricultura familiar para la producción de alimentos.

Adriano Campolina, coordinador de la ONG en Brasil, dijo al diario O Globo que la experiencia brasileña de seguridad alimentaria y de políticas de protección social puede ser aprovechada por otras naciones, en momentos en que el cambio climático y la crisis financiera mundial pueden reducir la oferta mundial de alimentos con el consiguiente aumento de los precios.